LO ÚLTIMO… VINOS NATURALES

Un nuevo concepto o tipo de vinos aparece en los últimos meses con una gran fuerza en el panorama vitivinícola internacional: los Vinos Naturales.

Aunque aparentemente estos vinos pueden pertenecer al grupo de los Vinos Ecológicos o Biológicos, que se encuentran perfectamente identificados y reglamentados, estos nuevos vinos van todavía más lejos, incluso acercándose a los Vinos Biodinámicos, como otra categoría de vinos que representan la cima de este tipo de productos.

En todos los casos, el objetivo fundamental es la obtención de alimentos de máxima calidad, respetando el medio ambiente y conservando la fertilidad de la tierra, mediante la utilización óptima de los recursos y sin el empleo de productos síntesis. En los últimos años, este sistema de producción ha despertado un enorme interés, debido sin duda alguna, como respuesta a los grandes problemas aparecidos por el uso y el abuso indiscriminado de determinados productos fitosanitarios de síntesis, destinados a la producción, elaboración y conservación de los alimentos, que además de llegar a provocar una degradación del medio ambiente, pueden suponer una reducción de la calidad y tipicidad de los alimentos producidos, e incluso llegar a presentar una posible toxicidad en su consumo.

Sin embargo, los consumidores no llegan a entender bien cuales son las diferencias que existen entre estos tipos de vinos, por lo que seguidamente intentaremos explicarlo, para así poder formar una opinión sobre los mismos.

Realmente todos estos vinos pertenecen a la categoría de los Vinos Ecológicos o Biológicos, pues todos persiguen los mismos objetivos señalados anteriormente, pero la diferencia entre ellos se encuentra en determinados matices que los hacen distintos. Podríamos decir que los denominados Vinos Ecológicos o Biológicos son todos aquellos vinos que de una manera legal se encuentran amparados bajo una estricta normativa de elaboración, partiendo desde un cultivo del viñedo ecológico, hasta una elaboración, conservación y embotellado en las mismas condiciones. Para le elaboración de estos vinos existe una determinada tecnología y una colección de aditivos que se debe de respetar, como por ejemplo la utilización de sulfuroso (dióxido de azufre), aunque en límites inferiores a los vinos convencionales.

Sin embargo, los Vinos Biodinámicos e incluso también los nuevos Vinos Naturales, aún participando de la filosofía de los Vinos Ecológicos, no están sujetos a una normativa oficial, y donde únicamente se pretende obtener un producto con la mínima intervención posible, tanto en el cultivo del viñedo y la obtención de las uvas, como en el proceso de elaboración en la bodega y su transformación en vino. Simplemente se trata de obtener vinos elaborados con uvas de cultivo natural, sin añadir o quitarles nada, siendo un fiel reflejo de la tierra que los hizo nacer, añadiendo una filosofía o forma de vida natural que practican sus elaboradores.

Esto quiere decir que no se emplea ningún aditivo en su elaboración, salvo determinadas prácticas de cultivo del viñedo, donde únicamente se permite el uso de azufre o sulfato de cobre para controlar las enfermedades criptogámicas cuando es imprescindible, e incluso también algunas prácticas de fertilización utilizadas tradicionalmente en la agricultura biodinámica, además de una correcta interpretación de las fuerzas y ritmos de la naturaleza.

La diferencia entre los Vinos Biodinámicos y los Vinos Naturales, no se encuentra en las prácticas de cultivo del viñedo, que pueden ser similares en ambos casos, si no que se debe a la forma de elaborar los vinos, donde para los primeros se puede llegar a intervenir o conducir la fermentación alcohólica con determinadas prácticas biodinámicas admitidas, mientras que en los segundos se excluye cualquier intervención humana, con exclusión de cualquier aditivo, y especialmente la ausencia de clarificaciones o filtraciones antes de su embotellado. En ambos casos, se prohíbe expresamente la utilización de sulfuroso durante la elaboración, conservación y embotellado de los vinos.

Otro asunto muy distinto viene de la calidad de estos vinos, donde las severas restricciones en su tecnología de elaboración, hace que difieran en mucho respecto de los vinos convencionales y en general hacia peor, pero que puede ser compensado por la naturaleza y sinceridad de este tipo de productos. Nicolas Joly, viticultor y elaborador francés, apóstol de los modernos Vinos Biodinámicos, opina que “una botella biodinámica no tiene que ser forzosamente buena, pero sí será auténtica”…

Una última reflexión sobre estos vinos se refiere al etiquetado para su puesta en mercado, donde los Vinos Ecológicos o Biológicos se encuentran totalmente amparados por la legislación en la Unión Europea, mientras que para los Vinos Biodinámicos y Vinos Naturales, la utilización de estos términos depende de la honradez del elaborador… y esto a veces por desgracia no sucede. Resulta muy tentador utilizar estas denominaciones como argumento comercial.

2 Respuestas a “LO ÚLTIMO… VINOS NATURALES

  1. Dices que para hacer vino ecológico hay que utilizar una serie de técnicas y usar una serie de aditivos….esto no es así como dices. Te explico, que se puedan utilizar aditivos Y/o una tecnica especifica no quiere decir que cualquier vino que se certifique como ecológico tenga necesariamente que haber hecho uso de todos los productos y técnicas autorizadas en los reglamentos. Nosotros certificamos vinos ecológicos y hacemos vinos de mínima intervención, artesanos y sin tecnología,con niveles ínfimos de sulfito, alguno de ellos perfectamente catalogado como vino natural sin añadidos,pero no podemos decir que hacemos todos los vinos sin nada de nada porque estaríamos mintiendo a la gente.No es tan sencillo hacer vino natural,ahora eso si, queda bien el decirlo.
    La certificación para una bodega grande es un nicho de mercado que con su tecnologia va a poder aprovechar para vender más caro; Para una bodega pequeña artesana con filosofía eco va a ser un contrato de mínimos para asegurar al consumidor que va recibir un producto sano.
    El no certificar y decir que un vino es natural pues también es válido, pero ahí entra la confianza y la fe en el elaborador.
    Un saludo desde la Tierra del Vino de Zamora.
    TITE

    • Estimado Juanjo, siento la tardanza en responder. Evidentemente yo hablo como bodega, por lo que las auditorías son muy exigentes y todo hay que hacerlo según la norma. También estoy de acuerdo con lo que dice sobre los vinos de mínima intervención, que al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, son incluso más ecológicos que los que así se venden.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s