Minientrada

Diferencias entre la elaboración de los vinos blancos, rosados y tintos.

Elaboración de vinos Blancos.

La principal característica de la elaboración de los vinos blancos es que la fermentación transcurre sobre el mosto limpio, por lo que primero la uva blanca se despalilla y se prensa, obteniéndose así el mosto que pasa a separase de todos los sólidos en suspensión antes de dicha fermentación.

La transformación de mosto en vino o lo que es lo mismo el azúcar en etanol suele llevarse a cabo en depósitos de acero inoxidable al permitir estos un mejor control de la temperatura del proceso y poderse limpiar en profundidad de forma rápida y cómoda. La fermentación de los mostos blancos suelen rondar los 16 °C, pues las temperaturas más altas conllevan una pérdida de aromas primarios asociados estos a cada una de las diferentes variedades.

En ocasiones la propia fermentación puede desencadenarse en barrica de roble o incluso un vino ya terminado se puede introducir en dicha barrica de roble, generando así vinos con más volumen y sedosidad y que además van a presentar aromas y sensaciones asociadas a la crianza en madera.

 Elaboración de vinos Rosados.

Para la elaboración de vino rosado se utilizan uvas tintas, de manera que el tiempo de contacto entre el mosto y los hollejos suele ser de horas (más horas de contacto, más color en el vino), siendo esto suficiente para darle la coloración deseada al mosto que se fermenta totalmente limpio, como si de un mosto blanco se tratara, pero obteniendo un vino rosado. Por el mismo motivo que en el caso de los vinos blancos la temperatura de fermentación de los mostos suelen rondar los 16 °C.

No existe costumbre de envejecimiento de los vinos rosados en barrica de roble

Elaboración de vinos Tintos.

 La característica principal de la vinificación del vino tinto es que el mosto fermenta en contacto con las partes sólidas de la vendimia (hollejos y pepitas). De forma general las fases en la elaboración de tintos serían: despalillado de la uva, estrujado, conducción de la pasta obtenida al tanque, fermentación alcohólica, descube y fermentación maloláctica.

Los mostos tintos suelen fermentarse a una temperatura cercana a los 25ºC para asegurarnos de conseguir extraer el máximo color posible. En la fermentación maloláctica o segunda fermentación tiene lugar la degradación de ácido málico, obteniéndose ácido láctico y cambiando el perfil sensorial del vino, matizándose los aromas y evolucionando el bouquet hacia un vino menos ácido y más redondo.

El envejecimiento de los vinos tintos está muy extendido, obteniéndose así unos vinos más complejos, en los que recuerdos de fruta se suman y potencian con sensaciones de madera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s