UTILIDAD DE DRONES COMO APOYO AL VIÑEDO.

       Hace unos pocos años sonaba a ciencia ficción, pero la tecnología avanza y de repente la utilización de los drones se está generalizando, extendiéndose y alejándose poco a poco de sus militares inicios, pasando a plantearse su uso como servicio de mensajería, como una herramienta más del fotógrafo y por qué no como un instrumento más en la toma de decisiones de la viña.

1c075274062ab56a4c03ee190d2806691dc982d9_760

     No es nueva, aunque si reciente, la utilización de estos equipos en la cartografía de precisión de los viñedos y de otros cultivos. Para tal fin se emplean drones equipados con sensores óptico-electrónicos, que son capaces de captar información, no sólo en el rango de lo visible, sino también del infrarrojo cercano. De esta forma se adquieren imágenes multi-espectrales de gran precisión que pueden llegar a ser muy útiles en el manejo de cultivos, así por ejemplo, podemos obtener imágenes de cómo una cubierta vegetal refleja la radiación solar a distintas longitudes de onda, parámetros que se pueden relacionar con el vigor del viñedo, distinguiendo así diferentes variedades e incluso diferente vigor dentro de cada variedad en función de su localización dentro de la parcela estudiada.

64a7a91ab625285174a8426f4d0f14da78eccfbd_1600

     Han existido varios proyectos relacionados con la utilización de estas unidades no tripuladas, de manera que, en los primeros de ellos, se disponía de tres fuentes diferentes de información, la primera eran imágenes aéreas tomadas por un avión o helicóptero, la segunda fuente de información eran las imágenes captadas mediante vuelos autónomos por un sistema aéreo no tripulados (dron) y por último se tenían en cuenta los datos registrados por un sensor de campo que, generalmente acoplado a un todoterreno, permitía obtener la información de los diversos hilos de una parcela. Todos los proyectos hasta la fecha han tenido una fuerte componente adicional de muestreos en el campo, para analizar diferentes parámetros como por ejemplo el grado alcohólico probable, acidez total, rendimiento de la planta, peso de poda de la planta, sección de tronco y pámpanos, análisis físico-químico y humedad del suelo, etc. De esta forma se ha llegado a relacionar datos obtenidos con el dron con datos obtenidos en los análisis indicados anteriormente y por lo tanto a partir de los primeros se pueden predecir los segundos.

Dron-en-Viñas-del-Vero

Los beneficios del sistema son claros, pues dispondríamos de imágenes en el momento preciso, sin tener que esperar a recibir imágenes de satélite o de un avión o helicóptero, cuya adquisición no siempre es rápida y fácil (nubes,drone

periodicidad, …), además de ser cara. Con este sistema nos garantizaríamos que la uva cosechada sea homogénea, evitando mezclas, por ejemplo entre uvas con mucha o poca acidez (asociando este parámetro al vigor de la vegetación) y pudiendo por lo tanto vendimiar por separado las uvas en función de dos o más grupos (dependiendo de la extensión de la variedad dentro de la parcela).

        Además de poder separar entre diferentes zonas del viñedo de forma clara y precisa, también podemos establecer el momento óptimo de maduración de cada una de estas zonas. Incluso la dosificación variable de abonos y fitosanitarios, el mantenimiento de los suelos o la poda individualizada son otras decisiones que se pueden tomar a partir de los datos obtenidos. Así mismo facilita la detección de plagas y la evaluación de daños tanto de estas como meteorológicos (por ejemplo daños de piedra).

Viñas-del-Vero-visión-desde-el-dron-1-1024x499

     En última instancia esta herramienta permite a las bodegas controlar la producción externa en origen, convirtiéndose en una plataforma de control y decisión sencilla y rentable, obteniendo datos que permiten escoger, en función de la concentración y la calidad de los frutos, el destino de cada uva, y así poder dirigir la elaboración para la obtención de vinos diferenciados cualitativamente. En cualquier caso hay que reconocer que el dron no puede hacerlo todo y los análisis y controles organolépticos llevados a cabo por el Enólogo siguen siendo fundamentales de cara a lograr la máxima calidad.

1434614373lariojadronebydrone2

Levaduras, levaduras …

Aprovechamos la oportunidad de la vendimia para hablar de algo que siempre está en el candelero durante la elaboración: ¿qué levaduras emplear en cada tipo de mosto para obtener el vino deseado?

11913234_1189076091107520_9097538570209635512_nEstos hongos son imprescindibles para convertir los azúcares de la uva en alcohol y dióxido de carbono y, gracias a los productos secundarios de la fermentación, multitud de sustancias que aportan al vino aromas, sabores, etc. inconfundibles.

Las levaduras ya existen en la propia uva, y se activan de forma natural cuando las condiciones de fermentación se cumplen, pero de las muchas familias que pueblan la superficie de nuestras queridas uvas, sólo las de la familia Saccharomyces Sereviceae y  Saccharomyces Bayanus son las realmente fermentativas.

Una vez comenzada la actividad, su progreso es exponencial sobre el mosto. Comienzan a consumirse los azúcares y a generarse alcohol, junto a las sustancias que dan su carácter al vino. Pero también dióxido de carbono, que genera el burbujeo característico de este proceso.11954652_1169025563112573_7163488950435973260_n

La temperatura se va elevando y con ella la velocidad de fermentación. Los equipos de refrigeración de los depósitos controlan la velocidad de transformación e incluso pueden llegar a detenerla. El punto de fermentación y su velocidad definirán el vino, sus aromas y sabores.

Las levaduras pueden llegar a ser un elemento particular de cada bodega, ya que llegan a desarrollarse y ser seleccionadas por los enólogos durante varias vendimias para reproducirlas y emplearlas en siguientes campañas.

Multitud de laboratorios también hacen sus desarrollos comerciales para suministrar las levaduras de forma liofilizada con multitud de posibilidades para que el enólogo pueda escoger cómo será el vino resultante, a la carta. De esta manera pueden iniciarse elaboraciones de vinos muy diferentes a los tradicionales de la zona o bodega.

Pero como en todo lo que envuelve la elaboración del vino, se trabaja con seres vivos y en ocasiones no terminan de comportarse como se esperaba.

vino-copa-lagrimasPero el resultado final seguro que será un espléndido vino que será disfrutado por todos nosotros en ocasiones que se harán memorables.

Enfermedades de la madera de la vid

Lo primero de todo y de forma sencilla es clasificar las enfermedades de la madera de la vid, aparecen así dos tipos:

  • Cambio de color en la madera.
  • Pudrición “seca” o descomposición de la propia madera.

Así mismo conviene destacar que las diferentes enfermedades inciden de forma diferente según la edad de la planta. De esta forma las enfermedades más destacadas en vides jóvenes (< 5 años) serían:

  • Enfermedad de Petri. Phaeoacremonium spp. y Phaemoniella spp. Son hongos que pueden penetrar a través de las heridas de poda y a través de las raíces. Asociada a una necrosis interna con alto oscurecimiento de la madera. Los daños son muy importantes pues, generalmente, provocan la muerte de la planta. Es aconsejable arrancar la planta afectada y reponerla por otra.enfermedad de petri
  • Pie negro. Cylindrocarpon spppie negro. Son hongos que residen en el suelo y penetran por la base del portainjertos. Esta enfermedad se encuentra asociada a la destrucción del sistema radicular (raíces) por necrosis total. Al igual que el caso anterior, al afectar sobre todo a plantas jóvenes, se recomienda arrancar la planta afectada y reponer por otra.

 

Las enfermedades más destacadas en plantas adultas (> 5 años) son:

  • yescaYesca. Fomitiporia mediterránea y Stereum birsutum Fríes. Son hongos que penetran a través de las heridas de poda. En hoja aparecen coloraciones marrones-rojizas entre los nervios en las variedades tintas y coloraciones amarillentas en las variedades blancas. Descomposición de madera, pasando de color blanco a amarillento. Puede ser una enfermedad rápida o lenta, de una forma u otra la planta termina por morir.
  • Brazo negro muerto. Botryospbaeria spp. Son hongos que pueden penetrar a través de las heridas de poda. Producen necrosis, cambio de color de blanco a negro de la madera. Afección sectorial que puede llegar al 100%.  Suele afectar a un brazo y luego al otro de la planta.

brazo negro

  • Eutipiosis. Eutypa lata Tul. Son hongos que pueden penetrar a través de las heridas de poda. Se suele corresponder visualmente con una brotación corta e irregular en pulgares aislados o varas enteras. Necrosis con madera negra sectorial en brazos o tronco (similar al anterior). Afecta a la cepa de forma progresiva, pudiendo llegar a producirle la muerte al cabo de los años. Las cepas afectadas sufren un corrimiento durante la floración que afecta a la producción en gran medida.

eytipa

En general las enfermedades detectadas y aisladas se corresponden a infecciones mixtas, encontrando hongos de varias familias que derivan en varias enfermedades de forma simultánea. El diagnóstico visual es insuficiente para discriminar entre ellas. Las enfermedades presentan un comportamiento errático, no dándose siempre con la misma intensidad a lo largo de los años. La entrada principal de la enfermedad es por las heridas de la poda.

A modo de resumen las incidencias detectadas  en Castilla La Mancha serían:

  • Sobre el total de casos de infección: 60% Syrah, 20% Tempranillo, 20% resto de variedades.
  • Sobre el total del viñedo: 3,50% Syrah, < 1% del resto de variedades.
  • Tipo de riego: 1/3 secano de las plantas infectadas y 2/3 regadío.
  • Según portainjerto, de más afectado a menos: SO4 > 140R > 110R.
  • Según edad de la viña, de más afectado a menos: 6-10 años > 0-5 años > superior a 10 años.

Por útlimo sólo me queda indicar unas breves estrategias de control de enfermedades de la madera de la vid, todas ellas medidas culturales sobre el viñedo:

  • Protección heridas de la poda de forma inmediata (tras 24 h. no sirven). Siempre en pasta o resina (actua de barrera), con o sin fungicidas. No utilizar líquido. Desinfectar las tijeras de podar varias veces en el transcurso del trabajo
  • Poda temprana (esperar a que tire hoja) y cortar lo más lejos que se pueda del número de yemas que queramos dejar. Mejor con tiempo seco, si llueve o nieva es mejor esperar unos días.
  • Poda terapéutica, eliminando siempre 10 cm por debajo de la enfermedad.
  • Eliminar restos de poda y partes muertas (brazos y troncos). Mejor quemarlos. No pasa nada por arrastrarlos, pues las esporas tardan en generarse semanas. Si se trituran hay que enterrar de forma inmediata.
  • Tipo de poda. Mejor Royat que Guyot, pues por lo general los cortes son más pequeños y más alejado al tronco de la vid.

Poda8

Oxígeno: enemigo y amigo del Vino

16905902¿Cuántas veces hemos oído, no sin razón, que la oxigenación del vino es perjudicial por hacerlo evolucionar desfavorablemente? Como en casi todas las materias, todo es relativo y depende de la dosis.

La presencia excesiva de aire u oxígeno durante los trasiegos o los embotellados de vino generan oxidación que afectan principalmente al color (pérdidas y pardeamientos), así como a las evoluciones que afectan a sus aromas. Para evitar esos perniciosos efectos se toman multitud de medidas como el removido con nitrógeno alimentario, el prellenado de conducciones o el uso del mismo gas justo antes del taponado para liberar el contenido de la botella de esa amenaza, expulsando el aire.

IMG_1221Pero desde hace años, el uso del oxígeno en dosis controladas aplicadas en las distintas fases de elaboración de los vinos ha venido demostrando un beneficio considerable precisamente donde el exceso de este gas tiene más incidencia: estabilidad del color, eliminación de olores de reducción y disminución de la astringencia.
Si se emplea en combinación de elementos de madera durante la fermentación en depósito, se consiguen vinos con un color y una composición antociánica intermedios entre vinos fermentados en barrica y los fermentados de forma tradicional.

ossigena4Para aplicar esta técnica originaria de Francia se emplean sistemas centralizados más o menos automatizados que dosifican de forma muy eficiente, siguiendo la programación del enólogo, el aporte del gas a cada uno de los depósitos, a través de cientos de metros de finísima tubería que recorre las instalaciones.

En Vinícola de Castilla aplicamos esta técnica desde hace más de dos años con unos resultados extraordinarios en nuestros elaborados, a pesar de ser una técnica tachada de “intervencionista” por algunos.

LO ÚLTIMO… VINOS NATURALES

Un nuevo concepto o tipo de vinos aparece en los últimos meses con una gran fuerza en el panorama vitivinícola internacional: los Vinos Naturales.

Aunque aparentemente estos vinos pueden pertenecer al grupo de los Vinos Ecológicos o Biológicos, que se encuentran perfectamente identificados y reglamentados, estos nuevos vinos van todavía más lejos, incluso acercándose a los Vinos Biodinámicos, como otra categoría de vinos que representan la cima de este tipo de productos.

En todos los casos, el objetivo fundamental es la obtención de alimentos de máxima calidad, respetando el medio ambiente y conservando la fertilidad de la tierra, mediante la utilización óptima de los recursos y sin el empleo de productos síntesis. En los últimos años, este sistema de producción ha despertado un enorme interés, debido sin duda alguna, como respuesta a los grandes problemas aparecidos por el uso y el abuso indiscriminado de determinados productos fitosanitarios de síntesis, destinados a la producción, elaboración y conservación de los alimentos, que además de llegar a provocar una degradación del medio ambiente, pueden suponer una reducción de la calidad y tipicidad de los alimentos producidos, e incluso llegar a presentar una posible toxicidad en su consumo.

Sin embargo, los consumidores no llegan a entender bien cuales son las diferencias que existen entre estos tipos de vinos, por lo que seguidamente intentaremos explicarlo, para así poder formar una opinión sobre los mismos.

Realmente todos estos vinos pertenecen a la categoría de los Vinos Ecológicos o Biológicos, pues todos persiguen los mismos objetivos señalados anteriormente, pero la diferencia entre ellos se encuentra en determinados matices que los hacen distintos. Podríamos decir que los denominados Vinos Ecológicos o Biológicos son todos aquellos vinos que de una manera legal se encuentran amparados bajo una estricta normativa de elaboración, partiendo desde un cultivo del viñedo ecológico, hasta una elaboración, conservación y embotellado en las mismas condiciones. Para le elaboración de estos vinos existe una determinada tecnología y una colección de aditivos que se debe de respetar, como por ejemplo la utilización de sulfuroso (dióxido de azufre), aunque en límites inferiores a los vinos convencionales.

Sin embargo, los Vinos Biodinámicos e incluso también los nuevos Vinos Naturales, aún participando de la filosofía de los Vinos Ecológicos, no están sujetos a una normativa oficial, y donde únicamente se pretende obtener un producto con la mínima intervención posible, tanto en el cultivo del viñedo y la obtención de las uvas, como en el proceso de elaboración en la bodega y su transformación en vino. Simplemente se trata de obtener vinos elaborados con uvas de cultivo natural, sin añadir o quitarles nada, siendo un fiel reflejo de la tierra que los hizo nacer, añadiendo una filosofía o forma de vida natural que practican sus elaboradores.

Esto quiere decir que no se emplea ningún aditivo en su elaboración, salvo determinadas prácticas de cultivo del viñedo, donde únicamente se permite el uso de azufre o sulfato de cobre para controlar las enfermedades criptogámicas cuando es imprescindible, e incluso también algunas prácticas de fertilización utilizadas tradicionalmente en la agricultura biodinámica, además de una correcta interpretación de las fuerzas y ritmos de la naturaleza.

La diferencia entre los Vinos Biodinámicos y los Vinos Naturales, no se encuentra en las prácticas de cultivo del viñedo, que pueden ser similares en ambos casos, si no que se debe a la forma de elaborar los vinos, donde para los primeros se puede llegar a intervenir o conducir la fermentación alcohólica con determinadas prácticas biodinámicas admitidas, mientras que en los segundos se excluye cualquier intervención humana, con exclusión de cualquier aditivo, y especialmente la ausencia de clarificaciones o filtraciones antes de su embotellado. En ambos casos, se prohíbe expresamente la utilización de sulfuroso durante la elaboración, conservación y embotellado de los vinos.

Otro asunto muy distinto viene de la calidad de estos vinos, donde las severas restricciones en su tecnología de elaboración, hace que difieran en mucho respecto de los vinos convencionales y en general hacia peor, pero que puede ser compensado por la naturaleza y sinceridad de este tipo de productos. Nicolas Joly, viticultor y elaborador francés, apóstol de los modernos Vinos Biodinámicos, opina que “una botella biodinámica no tiene que ser forzosamente buena, pero sí será auténtica”…

Una última reflexión sobre estos vinos se refiere al etiquetado para su puesta en mercado, donde los Vinos Ecológicos o Biológicos se encuentran totalmente amparados por la legislación en la Unión Europea, mientras que para los Vinos Biodinámicos y Vinos Naturales, la utilización de estos términos depende de la honradez del elaborador… y esto a veces por desgracia no sucede. Resulta muy tentador utilizar estas denominaciones como argumento comercial.

Tinajas de barro. Un regreso al futuro.

Las tradiciones se llaman como tal no porque no se desee evolucionar, sino porque cumplen perfectamente su función a lo largo de los siglos.


Cuando se habla de almacenar vino en tinaja de barro parece que estuviéramos remontándonos al siglo XVII ó XVIII, cuando la verdad es que grandes bodegas de La Mancha (tanto por prestigio como por cantidad de vino) las emplearon hasta hace poco más de 60 años.

En una tierra como la nuestra donde la costumbre de cualquier casa de cierto tamaño era disponer de un profundo sótano, la disponibilidad de una o varias tinajas de barro de diferentes tamaños era lo más habitual. Ya fuera porque el propietario tuviera su propia viña o quizá porque gustara de almacenar unos vinos determinados, raro era el sótano sin un buen y fresco vino en su “barriga”.

ImagePero lo realmente grandioso era poder visitar las bodegas y pasear por las largas pasarelas que corrían junto a las grandes bocas de decenas de tinajas, con sus preceptivos serijos. El momento era especial sobre todo cuando la vendimia estaba recién terminada y se podía ver (no sin precauciones) cómo “hervía” el mosto durante la fermentación; o ya finalizada, cómo los orujos formaban una oscura y gruesa capa que el bodeguero tenía que apartar antes de introducir el jarro con el que llenaría las botellas o las pesadas garrafas de cristal que había que llevar para poder el esperado vino nuevo.

Desde los inicios del siglo XX, las tinajas de cemento comenzaron a sustituir a las de barro de forma progresiva. Las ventajas para la bodega eran considerables: mucho más resistentes, de mayor capacidad, más estancas y de mejor mantenimiento.

En la actualidad, el uso del acero inoxidable es predominante y recomendado en cualquier bodega.

Pero algo se quedó en el camino. Al igual que sucede con las comidas elaboradas en recipiente de barro, las tinajas de este material otorgaban al vino características muy especiales que ni el cemento, ni desde luego el acero inoxidable, han podido aportar: crianza.

Y es que la microoxigenación por capilaridad que ofrece este material, unida al nulo aporte de sabores ajenos al vino (como es el caso de la madera), hace que la fruta siga siendo la protagonista. La lenta evaporación que se produce también favorece la concentración del vino dentro del envase, dando lugar a elaborados con mucho cuerpo y un nivel alcohólico óptimo.

Una nueva corriente de elaboradores ha rescatado la elaboración y crianza en este material empleando sus formas más antiguas y tradicionales: el phytos griego, el dolium romano, la tinaja manchega, … buscando los antiguos sabores para ofrecerlos al público empleando las nuevas tecnologías de filtrado, estabilización  y embotellado.

ImageDe nuevo, lo antiguo vuelve como resultado de la búsqueda de algo nuevo.

Al fin y a la postre, la tradición es llamada así por algo.

Cute labels and Wine

It’s easy to observe how supermarket’s lanes are plenty of lots of wines, better or worse classified, but a lot of them.

When you go there with no prejudice at all, only searching for a special wine for that friend and begin to watch the different bottles, labels and ornaments, you may become crazy in just five minutes, even having some preferences, such as origin’s country, DO, type of elaboration, etc.

acc_rarito1Wineries have began to “custom” their  bottles to jump over this inconvenience. How? By applying onto them new labels, very coloured, or decorated, or no labels, or whatever else. Some of them are elegant, others are striking, others showy, others minimalist, but all of them with the same target: to catch the costumer’s watch and ‘fight’ to be chosen.
Lafite_Label_1999There have been a lot of tendencies about this issue, not only on the presentation but on the used names. First, following the French model, labels were large and very full of images and rhetoric shapes, accompanied where the typical Château, Castillo, etc. name. 

After, they were smaller with new shaped borders, still very traditional but the names were changing to other concepts and the colours also were a little bit brighter. chateau nuevo

Since more than ten years, there is a long list of new wines and new presentations. Nowadays there are splendid wines with a great presentation, splendid wines with a mediocre label and bottle, and splendid wines with a poor, antique presentation.

On the other hand, there are not so good wines with a great bottle and a great label development. These are the dangerous.


RAR03In any wine fair you can watch how many wineries (with a known lack of technical facilities or even the possibility of elaborating) show their twinkling products with its own recherche, or even annoying, name.

Wine culture was oriented, in its beginning, to appreciate, identify, enjoy and taste the different wines, to be able to appraise the work applied on it, to know the grapes, to know the countries and areas …

Without losing it, supermarket lanes war, and price war, are leading the costumer to two unique, basic concepts: price and presentation, forgetting the ‘leit motiv’ of this issue: the wine.

Crianzas, Reservas and Grandes Reservas are sold at negligible prices, bottled in sumptuous bottles with great labels and even boxes (tin labels, rare stamping, ornaments, …) Where is the trick? Just for your imagination …rara2

So think about this premise: great, well-known wineries did not change their presentations for many years or, if they do it, changes are very soft just for not losing the product’s identity.

Next time you dare to get into a wine supermarket lane, open your mind and a have a little logical drill. Afterall, it is very difficult to lay aside the main organ in order to choose a great wine: the heart.

** Quality of the wines shown in this post is not taken under consideration; only the designs and labels are used to illustrate the article. Brands are blurred anyway **